martes, 26 de noviembre de 2013

Asalto al Morro Hierbahuerto

Mira que hace tiempo que no iba al Morro Hierbahuerto; escenario de mil batallas ciclistas, atalaya de impresionantes vistas y descansadero en mitad de la nada.
Consciente del mal tiempo reinante en toda (casi) la isla y de las virtudes de los caminos que lo rodean allá que me fui, solito, en mi día de cumpleaños. Quizas impulsado por ese rato de soledad "elegida" y necesaria en todo individuo o simplemente porque tenia ganas de hacer algunos de los mejores caminos de la isla.

Disfruté como un enano. Zona petadora donde las haya por sus continuas subidas y bajadas así como por la dificultad de aquellas sendas que sin ser extremas sí que lo son constantes. No hay descanso si se quier mantener un ritmo vivo.


Saliendo desde Tunte me propuse ir y volver al Morro por distintas veredas para aprovechar de echar un ojo a algunas que han sido recientemente recuperadas.

Lo cierto es que me puse las rodilleras y ya no me las quité hasta el final de la ruta tras la apoteósis del Camino de Santiago.


El quedarme sin batería en la kodak fue una pena en los tramos finales puesto que no pude sacar fotos en algunos sitios que lo merecían, una pena.


Les dejo con las pocas fotos que saqué...













Esta última es de móvil.






2 comentarios:

Arturo Abarca A. dijo...

Enhorabuena por tu blog. Además hay fotos de mucha calidad

meloki dijo...

Muchas gracias Arturo!!!